Páginas

lunes, 14 de mayo de 2012

Más allá de las estrellas

Dedicado a Ainara Pérez Morón por sugerirme que escribiera sobre este apasionante tema.

Viajar por el espacio ha sido, históricamente, uno de los mayores sueños de la humanidad. Esta fascinación por alcanzar lo inalcanzable, por descubrir qué es lo que se esconde más allá de las estrellas y los planetas ya observados en la antigüedad, se refleja en el sinfín de ficción que ha sido generada a lo largo del tiempo con esta temática.

Asimismo, desde los tiempos en los que el filósofo griego Plutarco (siglo I) concibió un viaje a la luna en su relato De Facie in Orbe Lunae hasta las más modernas producciones cinematográficas en las que aparecen todo tipo de naves espaciales con diferentes sistemas de propulsión, los fundamentos científicos utilizados por los autores para dar verosimilitud a sus viajes interespaciales han venido siendo cada vez más precisos.

La mayoría de estos autores, en su intento por dotar de credibilidad a sus ficticios viajes, exprimen al máximo las posibilidades contempladas por las teorías físicas como la relatividad general, apostando por naves que alcanzan velocidades cercanas o incluso superiores a la de la luz. Veamos por qué. 

Apolo 11 despegando
Como todos sabemos, el 20 de julio de 1969 el Apolo 11 completó con éxito el primer alunizaje tripulado de la historia, lo que para muchos supuso el mayor hito científico jamás logrado. Fue entonces cuando el comandante Neil Armstrong, primer ser humano en pisar la superficie lunar, pronunció su más que famosa frase “un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad”, y vaya si lo fue.

Sin embargo, aunque la nave alcanzó su objetivo y lo hizo en un plazo de tiempo considerablemente corto, lo cierto es que siendo realistas el sistema de propulsión con el que contó (combustión de queroseno básicamente) no resultaría viable de cara a futuras expediciones espaciales con destinos más lejanos.

El cohete despegó el 16 de julio y tardó cuatro días en alcanzar la superficie del satélite. Después de casi un día de actividad, el Apolo 11 puso rumbo a la Tierra y finalmente aterrizó el 24 de julio, por lo que la misión duró 8 días en total. Pero la distancia entre nuestro planeta y la Luna es de unos 384.400 km, mientras que la distancia que separa la Tierra del planeta más cercano, Venus, es de aproximadamente 42 millones de km, unas ciento diez veces mayor.

Esto significa que, en las mismas condiciones y si todo fuera bien, un viaje a Venus de ida y vuelta rondaría los 500 días, es decir, cosa de un año y medio. Aun así sería plausible en cuanto a duración pero, ¿duraría un combustible de tipo químico como el queroseno  durante más de un año?  No a menos que el depósito fuera excesivamente grande, por lo que la longitud capaz de recorrer nuestra nave pasaría a estar estrechamente limitada por el tamaño de esta.

Eso si el destino fuera Venus, claro. Por ejemplo, si quisiéramos viajar hasta Neptuno tendríamos que recorrer nada menos que 4.500.000.000 km y, para llegar a la galaxia más cercana a nuestra Vía Láctea, Andrómeda, se estima que unos 2,56 millones de años luz (2.36 *1019 km)2. Es por ello que este tipo de tecnología quedaría descartada para viajes espaciales más allá de los planetas más cercanos.

Por lo tanto, para viajar a nuestro antojo por el espacio tendríamos que recurrir a nuevas tecnologías y desarrollar fuentes de energía mucho más duraderas y eficientes que el resto de combustibles utilizados hasta ahora en las misiones espaciales. Como ya he dicho, la ciencia-ficción nos aporta numerosas ideas, algunas disparatadas, otras no tanto. Y no olvidemos que no sería la primera vez que se escribe sobre algo mucho tiempo antes de que sea inventado.

Una alternativa evidente y plausible podría ser la utilización de la propulsión atómica, es decir, la fisión nuclear como fuerza impulsora de una hipotética nave. El funcionamiento sería similar al que se produce en cualquier central nuclear y se estima que una nave diseñada con esta tecnología podría realizar viajes de más de diez años y una velocidad mucho mayor que la lograda hasta ahora. Sin embargo este sistema, aunque sería muy útil para desplazarse entre planetas cercanos de nuevo quedaría limitado al entorno de nuestra galaxia.

Lógicamente y  como contrapartida también se contempla la posibilidad de utilizar la fusión nuclear. Esta consiste en la unión de dos elementos ligeros para formar uno pesado, con la consecuente liberación de una gran cantidad de energía, que podría llegar a ser unos diez millones de veces superior a la de un cohete químico dada la misma masa de combustible. No obstante la fusión nuclear sigue siendo un objetivo pendiente de la ciencia actual, que aún no ha sido capaz de recrearla de forma controlada, mientras que en las estrellas tiene lugar continuamente.

Una de mis alternativas favoritas (aunque una de las menos probables) es la de los agujeros de gusano. Este término hace referencia a la existencia de un puente entre dos puntos del espacio (y del tiempo) a través del cual se puede llegar de un extremo al otro en menos tiempo y recorriendo una distancia menor de la aparente. 
Representación de un agujero de gusano

Este fenómeno es más fácil de entender si imaginamos que todo nuestro universo se dispusiera sobre la superficie de un globo lleno de aire, es decir, sobre la goma externa. Los agujeros de gusano unirían dos puntos de la superficie del globo a través del interior, donde se encuentra el aire. De esta forma se podría viajar de un punto a otro en línea recta, en lugar de recorrer la distancia curva que los separa en la superficie.

Pese a sus grandes ventajas, todavía no se ha demostrado científicamente la existencia de estos atajos espacio-temporales, aunque su existencia ha sido deducida mediante fórmulas matemáticas a partir de la teoría de la relatividad general. 

Por último una opción que me parece muy interesante es la de las llamadas velas solares. Este tipo de naves utilizarían fuentes de energía ajenas a ellas, es decir, energía lumínica procedente del sol o de otras estrellas (del mismo modo que las placas solares) o bien de ondas electromagnéticas. Pese a que la velocidad de dichas naves no igualaría a la de algunos de los sistemas de propulsión que he mencionado éstas presentarían la gran ventaja de obtener energía prácticamente ilimitada.

Otros mecanismos de propulsión utilizados en la ciencia ficción se basan en  la utilización de antimateria, explosiones nucleares o incluso en distorsionar el propio universo (propulsión warp).

En cualquier caso, lo cierto es que llegará un momento en el que viajar por el espacio deje de ser cuestión de cumplir un sueño para convertirse en una verdadera necesidad.  Dentro de algunos billones de años nuestro sol se convertirá en una gigante roja, su tamaño será mucho mayor que el actual y la energía que desprenda hará imposible la supervivencia de la vida en nuestro planeta. Así que más nos vale lanzarnos al espacio en busca de nuevos mundos antes de que empiece a hacer calor, mucho calor.


8 comentarios:

  1. Qué sorpresa, y yo que pensaba que como mucho nos pondríamos en órbita para comprobar que los algunos microorganismos se multiplicaban en gravedad cero (bueno, eso vi en un documental sobre extraterrestres en el que hablaban sobre bacterias y virus).

    Pues yo me perdí esa gran luna… Estaba nublado.

    Vaya, ya se ha pasado de moda John Carter. Eso sí, Venus está de rabiosa actualidad entre astrocientíficos como uno de los destinos más interesantes de los 9… ¿8? planetas. ¿O era Mercurio? Puf, pues no me acuerdo; pero tampoco hay tantos planetas.

    … y 500 noches… Ideal como BSO hacia un viaje a Venus… Pero el tamaño ahí fuera ¿no se supone que no debería ser un problema? Sin rozamiento, sin gravedad…

    ¡Como para llegar a la heliosfera!

    ¡Hombre, claro, la tuya y la de todo buen amante de la ciencia-ficción: llegar a otro universo para la hora de almorzar!... Siempre y cuando haya bolsas de “aire”, jeje.

    Ostras, las velas, con tanta imaginación se me olvidó un elemento muy usado en navegación… pero al llegar a la heliosfera ¿se acabó el viaje, Germán?; ¿non sol plus ultra?

    Bueno, Germán, inesperado y diferente, pero ha estado bien a pesar de que te has olvidado de mencionar a los robots, mecachis, como seguramente los primeros colonizadores… bueno, de hecho ya han empezado.

    Ainara. Si es que ya lo estoy viendo engalanando el cascarón del primer velero dorado insuflado por el aliento proveniente de las entrañas mismas de las estrellas.

    ResponderEliminar
  2. ...viaje interestelar... Todavía vamos demasiado lentos, pongamos en nuestra imaginaria máquina del Tiempo rumbo a un Futuro mucho más lejano...año...la Inmortalidad ya es un hecho...ya se ha descubierto la naturaleza de la Gravedad...y las naves van a una ACELERACIÓN CONSTANTE de miles de G (ya hace tiempo que aprendimos a hacer estructuras indestructibles, convenientemente aligeradas, no ya de moléculas y de átomos, sino directamente de quarks, los cuales unidos por gluones, energía pura, son inseparables e indestructibles), a velocidad hiperlumínica, manteniendo los compartimentos habitables a 1 G, con transformadores gravitatorios...estamos en miles de Planetas...y preparándonos para saltar a Andrómeda... "Vaya estas vacaciones a algún espectacular planeta de la estrella Vega en Navidad y regrese en Año Nuevo"...

    ResponderEliminar
  3. ...viaje interestelar (primero)... a: los pasajeros suben en el ascensor-espacial hasta la nave que les espera en el asteroide Tutatis, al que colocamos hace ya tiempo en órbita geoestacionaria...LA NAVE DESPEGA►... b: 354 días a 1 G (9.8 mts/seg²) de ACELERACIÓN CONSTANTE (resuelto el `problema ingravidez), la nave con sus poderosos motores cohete de Antimateria funcionando sin descanso... c1: la nave alcanza Velocidad-Luz y...desaparece...entrando en la "dimensión Supralumínica" en el "carril general" (compartido con la radiación electromagnética)... c2: la nave pasa al "carril especial Inteligencia" donde hay un vacío absoluto y perfecto, ya no hay colisiones contra nada...y sigue viaje a velocidad superlumínica... d: la nave alcanza la mitad del trayecto..."sras y sres cinturones por favor, durante unos minutos con los motores en Off estaremos en ingravidez durante la maniobra"...la nave gira 180º sobre su eje vertical...motores On de nuevo y empieza a frenar... end: la nave baja de velocidad-luz y...aparece...desciende de nuevo a la "dimensión Infralumínica"...354 días decelerando y la nave está a velocidad cero, el pasaje desembarca en destino, un planeta de la Alpha Centauri B.

    ResponderEliminar
  4. "Es imposible que una máquina más pesada que el aire pueda volar" (lord Kelvin). Si, el insigne científico, uno de los principales físico-matemáticos de la Historia, el de la escala absoluta de temperaturas, los grados kelvin. Cuantos hubo que creyeron estar en posesión de la verdad absoluta y se equivocaron (y eso que veía a los pájaros, que son más pesados que el aire, y ya en su época a Lilienthal que imitaba a los pájaros con sus planeadores). Los que se equivocan, son los que hacen las cosas. Los que nunca hacen nada, nunca se equivocan... Eso mismo pasa ahora con los conceptos Relativistas: Universo curvo, espacio-tiempo, espacio vacío que se expande, velocidad de la luz imposible de alcanzar, el tiempo que se contrae con el incremento de la velocidad, etc. También creen estar en posesión de la verdad ya definitiva (y eso que ven que es imposible condenar a la Humanidad a vagar indefinidamente por el Sistema Solar y nada más), pero el Tiempo y el Progreso, después de darles las gracias por los servicios prestados (e=mc²), también les dejará a un lado.

    ResponderEliminar
  5. ...viaje interestelar (inmortales)... ¿Clonación?...directos al Futuro...tu Memoria grabada al nuevo cuerpo y...la Inmortalidad... Para nosotros es demasiado pronto. Quien sabe...metidos en nitrógeno líquido a 200 ºC bajo cero, no se nota el paso del Tiempo. Cuando después de 5,000 años te vuelvan a abrir los ojos de nuevo y alguien te diga...¡¡Hola!!...creerás que el Adiós fue sólo hace un momento... ¿Donde estoy?...(aplausos, gritos, risas...), en el Biomedical Recovery Center. What day is today?...21 de Julio del 7,013. Si yo estaba en...Dios Santo...dame un espejo...¿estas seguro?...si...aarrghghgg... No te preocupes que enseguida te imprimimos un nuevo cuerpo a tu medida. Toma, elige en tu Catálogo. A ver...este a lo "Schawrseneger" no está mal...vale. Y tu Princesa, ¿cuantos años tienes?...esas cosas no se le preguntan a una mujer. Si que te has "recuperado" rápido. Vamos, tu nueva vida te espera. ¡Jo!...se me ha roto una pierna al ponerla en el suelo... No te preocupes que te llevamos en brazos a la Mom-Printer, sólo tienes que dejarle tus genes. La Impresora restaurará y usará como base este antiguo cuerpo tuyo para hacerte de nuevo. ¿Nos volveremos a ver?...tal vez en vacaciones, porque te han alojado cerca, en el planeta X de la estrella Vega.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. "los religiosos son los primeros que no creen en Dios, por eso la Inquisición, por eso abusan de los inocentes, por eso engañan a los tontos y por eso compran a las gentes (Galileo Galilei)"... ES VERDAD QUE LA RELIGIÓN ES MENTIRA

    ResponderEliminar

Como administrador del blog os pido que al comentar evitéis el uso de vocabulario y/o expresiones que puedan resultar ofensivos. Se aceptan críticas y opiniones, tanto buenas como malas, pero realizadas siempre con respeto. También quiero pedir que no se utilicen comentarios para SPAM. Cualquier comentario que no se ajuste a estas condiciones no será publicado. Gracias.